Los limpiaparabrisas surgieron de la idea de Mary Anderson, en 1903, cuando se dio cuenta de lo peligroso que era conducir bajo la lluvia cuando esta no permitía la visión. Hoy en día se han convertido en una parte fundamental de los coches que vela por nuestra seguridad vial y que merece toda nuestra atención. En Autoescuelas Ruta7 te contamos todo lo que debes conocer del limpiaparabrisas.

¿Qué son los limpiaparabrisas?

Los limpiaparabrisas son varillas articuladas, que nos ayuda a limpiar la luna del coche proporcionandonos una correcta visión. Puede limpiar la lluvia, nieve o suciedad y suelen ser un elemento esencial para evitar accidentes de tráfico en algunos casos.

¿Qué compone un limpiaparabrisas?

Aunque parezca una única varilla en movimiento el limpiaparabrisas es algo más complejo. Las piezas que constituyen el limpiaparabrisas son los siguientes:

  • Brazos móviles: suelen ser metálicos y se encargan del movimiento del limpiaparabrisas,
  • Goma: se sitúan en los extremos de los brazos móviles para retirar los elementos externos de la luna sin dañarla.
  • Flexores de muelle: este elemento está dentro o fuera de la goma y se encarga de aplicar la presión correcta.
  • Bisagra: es la encargada de que los brazos móviles realicen el movimiento correctamente, buscando que este no sea ni demasiado amplio ni insuficiente.

Todo esto debe estar debidamente conectado al motor para poder activar todo el mecanismo con tan solo tocar el mando de control.

También debemos tener en cuenta el líquido del limpiaparabrisas, que junto a las escobillas ayuda a una mejor limpieza de la luna, cuando existen elementos que no se eliminan tan fácilmente, como algo de barro, necesitamos también líquido limpiador.

Tipos de limpiaparabrisas

Existen 3 tipos de escobillas limpiaparabrisas distintos: Convencionales, planas e híbridas. Te contamos las diferencias:

  • Convencionales, las escobillas de siempre, se trata de una estructura puenteada y articulada donde los flexores de muelle distribuyen la fuerza para una presión uniforme sobre el cristal.
  • Planas, cada vez más usadas en los automóviles nuevos. Éstas aprovechan su forma para usar la presión generada por el flujo de aire, esto le permite reducir el ruido provocado por el viento y da una mayor visibilidad a los conductores.
  • Híbridas, se trata de una combinación entre las escobillas convencionales y planas, gracias a la cual consiguen un movimiento más suave. Además, también son más silenciosas, esto podemos notarlo cuando vamos con una velocidad alta.

A la hora de cambiar las escobillas debemos tener en cuenta que tipo es la que tenemos instalada en nuestro vehículo, así como el tamaño requerido.

¿Cómo funcionan los limpiaparabrisas?

Los limpiaparabrisas tienen una función muy simple, mediante la acción del mando activamos el movimiento sobre la luna que se encarga de la limpieza. La velocidad a la que se mueven normalmente también podemos controlarla según la posición del mando, de esta forma podemos adecuarnos, por ejemplo, según la intensidad de la lluvia.

En algunos casos, podemos observar que además del limpiaparabrisas delantero hay vehículos que también incluyen uno en la parte posterior para mantener esta luna limpia en todo momento.

¿Cómo colocar el limpiaparabrisas?

Cuando debamos cambiar las escobillas de nuestro limpiaparabrisas podemos hacerlo fácilmente desde casa.

En primer lugar, debemos levantar los brazos móviles y colocarlos en posición vertical y pasamos a la extracción de las escobillas actuales. Tan solo hay que presionar el botón que encontraremos en la varilla y retirarla, en algunos casos puede que esta también lleve un embellecedor, en este caso hay una pestaña que debemos presionar para soltar la escobilla.

Colocamos las nuevas escobillas en las varillas hasta escuchar un clic, esto significa que se han acoplado correctamente, y ya tendríamos nuestro limpiaparabrisas listo. Fácil, ¿verdad?

todo sobre los limpiaparabrisas Ruta7

¿Cuándo debemos cambiar las escobillas?

Debemos realizar su cambio una vez al año, la época perfecta para realizar este cambio es el otoño. De este modo, cuando empieza la época de lluvias, frío, etc.. nuestro limpiaparabrisas esté en perfectas condiciones. Aunque tan solo un 27% de los conductores cambien su limpiacristales una vez al año es una tarea muy simple que nos puede salvar la vida.

¿Cómo preparar líquido limpiaparabrisas casero?

Además de las escobillas, también debemos estar atentos al líquido limpiaparabrisas, es uno de los elementos que más veces deberemos de reponer.

Debemos estar atentos para que nuestro líquido sea capaz de limpiar, desengrasar y que no se congele.

La mejor combinación que podemos hacer para obtener líquido limpiaparabrisas es un tercio de líquido limpiacristales con dos tercios de agua. Si nuestro coche está acostumbrado a estar con bajas temperaturas, para evitar que se congele, también es una buena idea mezclar mitad de vinagre y mitad de agua.

Debemos tener cuidado a la hora de hacer nuestro propio limpiacristales casero y ver que los productos que usemos no sean dañinos para la luna.

También tenemos la opción de comprar el preparado ya hecho y con las condiciones adecuadas, dentro de los líquidos limpiaparabrisas existen algunos que crean una capa en nuestra luna que hace que el agua deslice al caer y facilite la visión.

¿Cómo rellenar el líquido limpiaparabrisas?

El mantenimiento del coche es esencial para su correcto funcionamiento por ello te contamos cómo rellenar el líquido limpiaparabrisas. Primero debemos acceder al motor, y el compartimento del líquido suele estar situado en uno de los laterales, lo identificarás por tratarse de color blanco y con el símbolo del limpiaparabrisas. Coloca un embudo para evitar derrames con líquido y llena el depósito con cuidado de no colmarlo.  Cierra correctamente el depósito y listo, tu coche ya tiene nuevo líquido limpiaparabrisas.

Ya sabes todo lo necesario para un buen cuidado de los limpiaparabrisas de tu automovil, ahora solo toca ponerlo en práctica y disfrutar de una conducción segura con nuestros limpiaparabrisas en orden.